platos tipicos de comida mallorquina

Cuando realizamos un viaje de placer son muchos los estímulos que buscamos. Conocer nuevas culturas, visitar paisajes de ensueño o encontrarnos con espectaculares rincones que ni siquiera sabíamos que podían ser reales.

Existen muchas formas de disfrutar de unas vacaciones y muchos momentos que no olvidaremos, pero es sin duda, la hora de la comida (y los desayunos, y las cenas…) la que nos presenta un doble atractivo pues, además de ayudarnos a reponer fuerzas después de nuestros intensos momentos viajeros, nos servirán para seguir conociendo la cultura del lugar, a partir de sus platos autóctonos y de su especial cocina local.

Mallorca, además de tener un ambiente espectacular y unos lugares paradisíacos pondrá al alcance de sus turistas una oferta gastronómica de calidad, sabrosa y saludable. No dudes en revisar los platos típicos de la zona que encontrarás a continuación, pues seguro que no te dejarán indiferente. Prepara tu tenedor…

El Frito mallorquín

El plato por excelencia de la cocina mallorquina es el frito. Se trata de una de las recetas con más antigüedad de la isla, que data del siglo XIV y que puede elaborarse, según la estación del año, con diferentes tipos de verdura.

Aunque también puede hacerse con pescado, o sólo de verduras, el frito tradicional será con carne de cerdo o de cordero. Un frito mallorquín al estilo clásico estaría compuesto de carne magra de cerdo o de cordero (según si se toma para la matanza o en Pascua), hígado, patatas, pimientos rojos, cebolletas, hinojo, guisantes, ajos, sal y aceite de oliva, aunque, como se explicaba arriba, también pueden añadirse otras verduras de temporada, como por ejemplo las habas tiernas, que darán un toque especial al plato.

Como toque especial, si nos gusta el picante, podríamos agregar un pimiento picante. Es un plato tradicionalmente empleado a modo de comidas o de cenas para diferentes celebraciones y eventos populares.

Los caracoles a la mallorquina

No existe plato con tradición más marinera que los caracoles a la mallorquina. Este exquisito manjar está elaborado con caldo y con patatas y hará las delicias de todos aquellos a los que les gusten los caracoles pues éstos son especialmente sabrosos. Para elaborar el caldo se utilizará perejil, ajo, hinojo, hierbabuena y guindilla. Para elaborar las patatas se combinarán cebolla, tomate, aceite, sal y pimienta. La combinación en conjunto será perfecta y además, este plato podrá acompañarse del tradicional all i oli para terminar de darle el toque.

El tradicional Arròs Brut

El Arròs brut o arroz sucio, que recibe este nombre por el color que toma el caldo gracias a su especial elaboración, es también uno de los platos más utilizados en todo tipo de eventos tradicionales, sobre todo como primer plato o acompañamiento para algún tipo de carne.

Se trata de un arroz caldoso caliente que se prepara en una cazuela de barro con carne, embutidos, verduras, especias y setas. También es un plato que varía con cada temporada, sobre todo las verduras y las setas, aunque también la carne.

El Tumbet

El Tumbet es también un plato que no dejará indiferente a nadie. Se trata de una receta vegetariana elaborada a partir de verduras de la zona. Se preparación se basa en freír berenjenas, patatas y colocar estos alimentos en una tradicional cazuela de barro. A las verduras se añadirá una salsa elaborada a partir de tomates maduros, aceite, ajos y sal.

Es una receta que podrás encontrar en los menús veraniegos y que muchas veces se presenta acompañada de algunas carnes como el lomo o de cualquier tipo de pescado.

La sobrasada mallorquina

La Sobrasada es otra de las tradiciones culinarias mallorquinas más conocidas. Se trata de un embutido curado que se prepara a partir de diferentes carnes de cerdo, especialmente seleccionadas y que son condimentadas con una especial combinación de pimienta negra, de pimentón y de sal. Se trata de un producto protegido con el sello de indicación geográfica. Este producto podrás tomarlo en diferentes platos: en unas tradicionales tostadas o con biscotes, en forma de bocadillo, dentro del mismo arroz sucio que se explicaba anteriormente e incluso cocinada como plato único con un especial y muy sabroso aderezo de miel.

La deliciosa coca de Trampó

Esta es una original receta mallorquina que también se encuentra extendida por la parte sur de Cataluña y por toda la comunidad valencia. Pueden encontrarse muchas versiones diferentes de coca, con distintas carnes o fiambres, con atún, con muchas verduras e incluso con queso.

En concreto, la coca de Trampó típica de Mallorca está elaborada con una masa hecha a partir de harina, huevo, agua, aceite, mantequilla y sal (como para el resto de cocas o tortas saladas), mientras, la especial mezcla o toque del Trampó la aportan los pimientos rojos, los pimientos verdes italianos, los tomates, la cebolla, el pimentón, la cebolla, el aceite de oliva y la sal. Podrás encontrar este alimento en las panaderías, como primer plato en algunos menús y en ocasiones o celebraciones especiales, a modo de picoteo, de almuerzos o de meriendas.

El rústico pa amb oli

Una receta muy clásica pero típica de la zona, que suele gustar a casi todo el mundo es tan sencilla como el Pa amb Oli o pan con aceite. Similar al Pa amb Tomaca catalán es diferente porque se utiliza pan de payés, que se puede tostar y al que se puede añadir algo de ajo restregado. El pan será untado después con tomates maduros de ramillete, típicos mallorquines, con aceite y con un poco de sal.

Este pan podrá consumirse sólo, y podrás encontrarlo como almuerzo, desayuno, meriendas o picoteos, pero también podrás acompañarlo con jamón serrano, con queso, con embutidos, con atún, con aceitunas o con algunas carnes como el lomo.

La ensaimada de Mallorca

Y para postre, algo de dulce. La tradición manda y … ¿qué podría haber más tradicional que la Ensaimada de Mallorca? Estos populares dulces, especialmente pensados para los desayunos, los postres o las meriendas, están elaborados a partir de agua, azúcar, huevos, masa y manteca. Se trata de un producto tradicional que también cuenta con la indicación geográfica protegida de Ensaimada de Mallorca en dos de sus versiones: la tradicional sin relleno y la que se encuentra rellena de cabello de ángel.

Además, pueden encontrarse también ensaimadas rellenas de nata, de crema, de crema quemada, Tallades (ensaimadas con sobrasada y calabazate), de chocolate o entorcillada con los cordones trenzados. Todas ellas, excepto les Tallades, suelen aderezarse con azúcar espolvoreado.

(4.2/5) de 166 votos.
Comparte en las redes socialesTweet about this on TwitterShare on Facebook20Share on Google+0Pin on Pinterest0